Ex Shark Formación Evonik R. STAHL

Aprender cerca de la producción

La plataforma de dispositivos Shark proporciona formación práctica en protección contra explosiones en el parque químico Marl

¿Disfrutar aprendiendo e incrementar al mismo tiempo la seguridad de los sistemas con riesgo de explosión? En el centro de formación modernizado de Evonik, equipado con numerosos componentes de R. STAHL, se puede observar cómo se consiguen ambas cosas.

Formación práctica en Evonik

El manejo seguro de sistemas con riesgo de explosión es algo que se debe aprender y cuanto antes de empiece, mejor. En el centro de formación de la sede de Evonik en Marl, 750 estudiantes de doce profesiones lo aprenden todo sobre el tema, por ejemplo, a operar con seguridad grandes instalaciones químicas en el parque químico. El grupo incluye a 400 químicos en cuyo puesto de trabajo futuro la protección contra explosiones será especialmente importante. "Ofrecemos una formación práctica y realista, por lo que somos como una autoescuela para el parque químico", afirma Rainer Steinkamp, docente en Evonik. "Producimos productos químicos reales con los mismos procesos que se aplicarán después en el parque químico. Es decir, que las sustancias pueden ser corrosivas o incluso explosivas".

Por ese motivo, la formación en Evonik no consta solo de la comunicación de conocimientos en el aula y en el centro de producción, sino que se concede una gran importancia a la transferencia de la teoría a la práctica en el centro de formación. Por lo demás, todos los estudiantes, no solo los futuros químicos y electrónicos, deben dominar el tema de la protección contra explosiones. No en vano, este parque químico es un área tan potencialmente explosiva como cualquier otro complejo. En el centro técnico de producción, los estudiantes aprenden con componentes reales cómo funciona la protección eléctrica contra explosiones y cómo se manejan los certificados y las aprobaciones relativos a incendios. La formación no ha dejado de modernizarse en las últimas décadas. Hoy, los estudiantes empiezan en el laboratorio y después, como en un proceso de escalada, pasan a instalaciones mayores. Con cada año de formación, los sistemas y las cantidades son cada vez mayores, por lo que, hacia el final de la formación, ya se trabaja con sistemas equivalentes a pequeñas instalaciones de producción. En unas 70 instalaciones, no solo se forma a los aprendices de Evonik, sino también de otras empresas cercanas situadas en el parque químico Marl.

Como en la vida real

Al igual que la digitalización se ha abierto camino en los centros de producción, el centro de formación también ha cambiado. Durante las décadas de 1970 y 1980, aún predominaban los actuadores y sensores neumáticos, pero actualmente la tendencia apunta al apoyo digital a los procesos. Por eso, en septiembre de 2021 se reformaron gran parte de las instalaciones en el centro de formación y se adaptaron a las nuevas exigencias del mundo laboral. No había mucho tiempo para ello. Poco después del último examen final, en junio comenzó la conversión de todos los sistemas. Pasadas ocho semanas - puntualmente para comenzar el nuevo curso - finalizaron los trabajos.

El primer y segundo año, los estudiantes aprenden la normativa de protección, las leyes, normas y reglamentos y su aplicación práctica en la protección contra explosiones. Ya se trabaja en condiciones de riesgo de explosión y se produce a pequeña escala. En el tercer y cuarto año, los estudiantes entran frecuentemente en contacto con áreas de la empresa totalmente expuestas al riesgo de explosión. Es en este momento, como muy tarde, cuando trabajan en las zonas 2, 1 e incluso 0 frecuentemente, o incluso a diario.

Antes de la modernización, los dispositivos de R. STAHL ya formaban parte integrante del equipamiento. Debido a la buena experiencia, ahora también se emplean los más diversos componentes de R. STAHL. La empresa de Waldenburg suministró casi todo el hardware Ex, que incluía pantallas de tipo Shark, entradas y salidas remotas, soluciones de iluminación, incluyendo LED para el ahorro de energía, teclados y ratones Ex, además de guardamotores e interruptores de seguridad. "La ventaja de R. STAHL es que ofrece todo lo necesario para la protección contra explosiones y los componentes son compatibles. Eso nos proporciona múltiples posibilidades para equipar el centro técnico de un modo similar al parque químico", expone el equipo de docentes. Al mismo tiempo, ha permitido soluciones más compactas porque, por ejemplo, se pueden instalar varios componentes en una misma carcasa, reduciendo drásticamente el cableado.

Ex Formación Evonik R. STAHL

Vivir el día a día en la empresa

Otro elemento destacado de las pantallas Shark es que se pueden conectar a una segunda red, con lo que los estudiantes controlan, por un lado, el sistema de gestión de procesos mediante el Shark HMI y manejan los sistemas y, por otro, además de las aplicaciones de Office, también pueden usar las herramientas de Evonik. Desde el punto de vista del formador, esto ofrece fantásticas posibilidades. Surge un nuevo mundo formativo - por ejemplo, cuando se muestran secuencias de producción que se pueden abrir en nuevas ventanas para una mejor comprensión dentro del proceso de trabajo para explicar pasos complejos.

En el centro de formación ya se emplean 34 pantallas de tipo Shark de distintos modelos, desde la versión Panel PC, pasando por Thin Clients, hasta la solución independiente. La tendencia apunta unívocamente hacia la variante Thin Client. Esta admite el modo de doble pantalla con doble mando táctil, con lo que incluso en caso de cantidades extremas de datos, se pueden mantener a la vista numerosas imágenes relativas a todos los procesos relevantes mientras se conservan todas las funciones de la estación de control. La representación se adapta con fluidez a todos los tamaños y resoluciones de pantalla. "Esta variante, en la que hay un servidor central y una versión simplificada en el campo, la encontramos ya en el día a día real en producción". Así nos cuentan los estudiantes su experiencia. Destacan, además, otra propiedad, la robustez y larga vida útil de la familia Shark. No en vano, en el centro de formación se prevén muchos años de uso, algo habitual para los componentes en instalaciones químicas.

En todos los demás aspectos, la plataforma de dispositivos Shark está sometida a las mismas condiciones ambientales adversas. Los dispositivos resisten impactos, vibraciones, agua salada y niebla salina, cuentan con el grado de protección IP66 y, gracias a la calefacción integrada y a su innovador concepto de refrigeración o disipación del calor, funcionan a temperaturas de entre -40 y +65 °C. La pantalla y el resto de las teclas de función están detrás de un panel de vidrio sin reflejos y endurecido químicamente. No todas estas propiedades son necesarias para la formación. Sin embargo, el equipamiento ha probado su eficacia. "En los dispositivos Shark se observa que han sido construidos originalmente para las plataformas de perforación. No se puede subestimar el hecho de que, cada día, distintas personas trabajen con los sistemas. Y, sin embargo, las plataformas de dispositivos funcionan de manera estable y a la perfección. En este sentido, los componentes de R. STAHL son realmente a prueba de aprendices", bromea Steinkamp. "En cualquier caso, nuestros aprendices notan la gran calidad y manejan los componentes con la sensibilidad necesaria".

Los sistemas de entradas y salidas remotas protegidos contra explosiones se usan desde hace 30 años para las más diversas aplicaciones de automatización de procesos en Zona 1 y Zona 2, así como en la División 1 y la División 2. Las estaciones compactas son adecuadas para hasta 120 señales. Además, se pueden combinar sistemas neumáticos y entradas y salidas remotas en un solo armario de distribución. Pero, por encima de esto, son muy valoradas por su larga vida útil, de más de 15 años, en un amplio rango de temperaturas. Gracias a los puertos Ethernet, los sistemas están equipados para el futuro. Por lo demás, se pueden instalar con redundancias como en el mundo real de la gran química. Por eso, para la formación en Evonik se apostó por los sistemas IS1+. Las entradas y salidas remotas para formación se equiparon, adicionalmente, con visores para que los estudiantes pudieran observar la tecnología del procesamiento de datos.

Ex formación entradas y salidas remotas armario Evonik R. STAHL
Ex Formación Entradas y Salidas Remotas Evonik R. STAHL

Conclusión y perspectivas

La industria química está siempre en el punto de mira de la opinión pública, por la protección del medio ambiente y, sobre todo, por la protección contra explosiones. El gasto monetario para digitalizar el centro técnico de formación con ayuda de R STAHL fue muy elevado. Sin embargo, los beneficios de esta inversión para el parque químico son enormes, porque la formación para las profesiones que participan en el centro de producción está "al día".

El objetivo de la formación es que los graduados puedan asumir responsabilidad en los numerosos centros de producción complejos del parque químico Marl. Una cosa está clara: al salir del centro de formación, los aprendices cuentan con una preparación óptima para manejar la protección contra explosiones en la empresa real. Además, tras la modernización, el centro de formación ofrece extraordinarias posibilidades formativas dentro de Evonik.