Ex FAQ - Protección Contra Explosiones R. STAHL

FAQ: SUS PREGUNTAS, NUESTRAS RESPUESTAS

Preguntas frecuentes en torno a la protección contra explosiones

¿SE PUEDEN LLEVAR MASCARILLAS FFP2 EN ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS?

En las áreas potencialmente explosivas solo puede llevarse ropa antiestática. Las mascarillas FFP2 están hechas de material aislante, por lo que es importante plantearse si pueden producirse cargas peligrosas. Si se utilizan de acuerdo con el uso previsto, no hay riesgo de que esto ocurra.

La mascarilla está en contacto directo con el cuerpo, por lo que se humedece. Por este motivo, la resistencia superficial en el interior de la mascarilla disminuye rápidamente. Por ello, la mascarilla FFP2 puede clasificarse como antiestática. Esto significa que puede utilizarse en áreas potencialmente explosivas para materiales de los grupos de explosión IIA e IIB en las zonas 1 y 2, siempre que:

  • al realizar las tareas no se lleven a cabo procesos que generen cargas elevadas,
  • la superficie de la mascarilla FFP2 no tenga ningún componente metálico.

La mascarilla debe colocarse y retirarse fuera del área potencialmente explosiva.

Tenga en cuenta también que las mascarillas FFP2 no le protegen frente a gases o vapores ni en caso de falta de oxígeno.

Ex FAQ - Mascarilla FFP2 - Protección en Zonas Propensas a la Explosión R. STAHL

OTRAS PREGUNTAS FRECUENTES IMPORTANTES PARA SU SEGURIDAD

1. ¿EN LAS ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS SOLO PUEDEN UTILIZARSE HERRAMIENTAS QUE GENEREN POCAS CHISPAS?

Durante los procesos de fricción, impacto, amolado o perforado se generan chispas que son fuentes de ignición de acuerdo con EN 1127-1. Si se permite la formación de chispas mediante el uso de una herramienta, y hasta qué punto se permite, depende de la zona de protección correspondiente y de la capacidad de ignición del material explosivo. En las zonas 0 y 20 está prohibido utilizar cualquier herramienta que genere chispas.

Las herramientas de acero inoxidable como destornilladores o llaves, con cuyo uso normalmente solo puede formarse una única chispa, pero que no generan ráfagas de chispas ni superficies calientes, pueden utilizarse en las zonas 1 y 2. Sin embargo, esto no es válido para la zona 1 si en ella existe peligro de explosión por materiales del grupo de explosión IIC (acetileno, sulfuro de carbono e hidrógeno), o por sulfuro de hidrógeno, monóxido de carbono u óxido etilénico. En estos casos deben tomarse medidas especiales para evitar que se generen chispas inflamables.

En las zonas 21 y 22 normalmente está permitido el uso de herramientas de acero inoxidable con las que no se generan ráfagas de chispas ni superficies calientes. Si esto no puede garantizarse, las acumulaciones de polvo del lugar de trabajo deben eliminarse y este debe cubrirse para aislarlo del área circundante. Además debe mantenerse húmedo durante el uso de la herramienta para evitar que se formen remolinos de polvo y nidos incandescentes.

Por lo tanto, por regla general no se permiten las herramientas que generen pocas chispas en las áreas potencialmente explosivas.No obstante, en casos aislados pueden ser útiles. Por ello, siempre es obligatoria una evaluación de los riesgos de la operación.

2. ¿PUEDE UN APARATO CON MARCADO PARA GAS Y POLVO UTILIZARSE LIBREMENTE EN ATMÓSFERAS QUE CONTENGAN TANTO GAS COMO POLVO?

Cuando hay presentes al mismo tiempo polvo combustible y gases o vapores combustibles, se habla de una mezcla híbrida. Tales mezclas híbridas pueden tener características clave críticas que difieren de las de los materiales individuales. En el anexo M de la norma IEC 60079-14 se incluyen algunas advertencias que deben tenerse en cuenta. Puesto que, en la práctica, la situación puede ser muy variable, deben determinarse las medidas adecuadas mediante una evaluación de los riesgos. Por lo tanto, los aparatos que están certificados tanto para áreas con peligro de explosión por gas como por polvo no pueden utilizarse libremente en el entorno de una mezcla híbrida.

Las medidas de protección de los aparatos (por un lado para gases y, por otro, para polvo) no excluyen automáticamente su combinación. Así es como se determina, por ejemplo, la clase de temperatura de un aparato autorizado para su uso en una atmósfera de gas sin una capa de polvo depositado.Sin embargo, los depósitos de polvo aumentan la temperatura superficial de una envolvente o del aparato instalado y, por lo tanto, también aumenta el peligro de explosión. En el caso de las envolventes antideflagrantes expuestas a mezclas híbridas, existe el peligro de acumulación de polvo en juntas resistentes a descargas de ignición que, en caso de una explosión interna, pueden ser expulsadas a modo de partículas calientes y convertirse en fuentes de ignición. Por estas razones, es necesaria una evaluación e inspección especial cuando se utilizan aparatos protegidos contra explosiones en un entorno con mezclas híbridas.

3. ¿PUEDE UN APARATO AUTORIZADO PARA ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS POR GAS UTILIZARSE TAMBIÉN EN ÁREAS CON PELIGRO DE EXPLOSIÓN POR POLVO SIN TOMAR MEDIDAS ADICIONALES?

No. Porque para atmósferas distintas se aplican también requisitos distintos a los aparatos. Por ejemplo, en el caso de las cajas de bornes en Ex e (seguridad aumentada) es necesaria al menos una protección IP 54, pero las áreas con peligro de explosión por polvo requieren IP 6X. De la misma manera, las envolventes antideflagrantes (Ex d) en áreas con peligro de explosión por polvo pueden causar problemas si se acumula polvo en las juntas.

4. ¿DEBEN LAS ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS CLASIFICARSE SIEMPRE POR ZONAS CUANDO HAY UNA ATMÓSFERA POTENCIALMENTE EXPLOSIVA?

Si se genera una atmósfera explosiva, el área no tiene que clasificarse necesariamente por zonas. La clasificación en zonas 0, 1 y 2 para atmósferas de gas, niebla y vapor y en zonas 20, 21 y 22 para atmósferas de polvo inflamables está diseñada para áreas en las que hay una gran probabilidad de que se genere una atmósfera explosiva que podría provocar una explosión con una fuente de ignición.

El nivel de protección requerido de los aparatos se determina mediante la probabilidad de que se cree una mezcla explosiva. Si la atmósfera explosiva solo está presente en momentos muy concretos y claramente predecibles —por ejemplo, al abrir un depósito— no es necesario delimitar una zona de protección. En su lugar, y como parte de la evaluación de riesgos, pueden implementarse medidas de protección específicas mientras el peligro esté presente.

5. ¿EN LA ZONA 2 TAMBIÉN DEBEN TENERSE EN CUENTA LAS CLASES DE TEMPERATURA Y LOS GRUPOS?

Incluso aunque la probabilidad de que se genere una atmósfera explosiva sea baja, deben tenerse en cuenta las clases de temperatura y los grupos. Estos siempre tienen una función en la selección de aparatos en áreas peligrosas, ya que las especificaciones se refieren a fuentes potenciales de ignición en forma de superficies calientes o energía inflamable.

La temperatura superficial máxima de un equipo eléctrico debe ser siempre menor que la temperatura de ignición de la mezcla de aire con gas o vapor en donde el aparato se vaya a utilizar. Algunos aparatos están homologados para la clase de temperatura T6 y, por lo tanto, para su uso en un entorno con gases y vapores con temperaturas de ignición de entre +85 °C y +100 °C. En estos entornos, la temperatura superficial no debe superar los +85 °C. La clase de temperatura más baja —T1— permite el uso en áreas con gases o vapores que solo pueden arder a temperaturas superiores a +450 °C.

Los gases, los vapores, la niebla y el polvo se subdividen en distintos grupos en función de sus características. Para simplificar y seleccionar correctamente los aparatos, se asignan al grupo de materiales correspondiente. De esta forma, además de las clases de temperatura, también los grupos de aparatos describen el alcance de la protección y el ámbito de aplicación de los aparatos. De acuerdo con IEC 60079-0, para todas las zonas con peligro de explosión por gas (excepto las minas amenazadas por grisú) los aparatos se clasifican en los grupos IIA (por ejemplo: propano), IIB (por ejemplo: etileno) e IIC (por ejemplo: hidrógeno). En todas las zonas deben cumplirse tanto las clases de temperatura como la clasificación por grupos.

6. ¿PUEDEN INTRODUCIRSE SMARTPHONES CON BATERÍAS INTEGRADAS EN LAS ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS?

No, porque un smartphone es un aparato de acuerdo con la Directiva ATEX, por lo que necesita una autorización. Con independencia de que tengan una batería integrada o no, los aparatos sin autorización no pueden llevarse a zonas con atmósferas explosivas.

El motivo es que los móviles generan campos electromagnéticos que pueden, por ejemplo, calentar los pequeños componentes metálicos. Por ello, existe el peligro de que se conviertan en fuentes de ignición. La norma EN 60079-14 especifica hasta qué potencia máxima el campo electromagnético generado por un smartphone no se considera una fuente de ignición.

Es posible que las fundas de teléfonos móviles también constituyan un riesgo. Suelen estar hechas de plástico, que es un material que puede cargarse electrostáticamente. Esto puede provocar una descarga electrostática, por lo que la funda del móvil puede convertirse en una potencial fuente de ignición.

7. ¿SON LOS DISPOSITIVOS ELÉCTRICOS PEQUEÑOS (COMO RELOJES DE PULSERA, CALCULADORAS O AUDÍFONOS) FUENTES POTENCIALES DE IGNICIÓN Y DEBEN, POR TANTO, MANTENERSE ALEJADOS DE LAS ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS?

En el caso de los relojes de pulsera, debido a su tamaño de caja y a su diseño, el comité 235 perteneciente a la Comisión Electrotécnica Alemana ha declarado que una atmósfera explosiva no puede penetrar en un reloj, incluso en circunstancias especialmente desfavorables. Como resultado de ello, los relojes de pulsera con alimentación eléctrica y sin funciones especiales adicionales (por ejemplo con calculadora) no suponen un peligro de explosión para las zonas 1 y 2. Los relojes de pared, por el contrario, deben tener un diseño protegido contra explosiones (por ejemplo: con el marcado II 2 G Ex e mb IIC T6).

En el caso de los audífonos, deben tenerse en cuenta tanto el voltaje de las pilas como cualquier circuito eléctrico inductivo inflamable. En cualquier caso, el peligro de ignición de los dispositivos compactos que se llevan en el oído se considera lo suficientemente bajo como para poder utilizarse en las zonas 1 y 2. Sin embargo, se excluyen los mandos a distancia de dichos audífonos.

El uso de calculadoras de bolsillo en áreas potencialmente explosivas requiere un análisis de cada caso y una autorización, incluso en el caso de los dispositivos con energía solar, ya que por encima de un determinado número de células solares pueden generarse voltajes inflamables.

8. ¿PUEDEN LLEVARSE SMARTWATCHES EN LAS ÁREAS POTENCIALMENTE EXPLOSIVAS?

Los smartwatches, las pulseras de ejercicio, los relojes con GPS y cualquier dispositivo similar cuentan con muchas funciones especiales, como calculadora, conexiones inalámbricas por Bluetooth, etc. Por lo tanto, no está permitido su uso en áreas potencialmente explosivas.

9. ¿QUÉ SIGNIFICA LA "U" DETRÁS DEL NÚMERO DE CERTIFICADO DEL CERTIFICADO DE EXAMEN DE UN APARATO?

La terminación en "U" de un certificado de examen, por ejemplo en PTB 09 ATEX 1107 U, indica que el aparato en cuestión es equipo incompleto. Un certificado parcial de este tipo, que se emite para envolventes vacías, por ejemplo, no certifica aparatos completos sino solo componentes parciales. ¿Por qué? Porque (en el caso de las envolventes vacías) la inspección se limita únicamente a las características de la envolvente y el manual de instrucciones solo se refiere a la envolvente vacía.

Las inspecciones del tipo de protección de "seguridad aumentada" (Ex e), por ejemplo, incluyen el examen de la estanqueidad y de la resistencia de la envolvente, así como la resistencia térmica de los materiales utilizados. Este certificado parcial de examen solo se usa, por tanto, como base para certificar todo el aparato.

Si el aparato ya cuenta con un certificado de examen incompleto de este tipo, el fabricante del aparato completo ya no tiene la obligación de probar las características de la envolvente. Sin embargo, el aparato completo requiere un certificado completo de examen que incluya la resistencia a la temperatura y otros datos, incluyendo las condiciones de instalación y el tipo y el número de los componentes instalados.

10. ¿QUÉ INDICA LA "X" EN UN CERTIFICADO?

La terminación "X", por ejemplo en PTB 09 ATEX 1109 X, indica que deben tenerse en cuenta condiciones especiales al instalar, utilizar y/o inspeccionar el aparato. Estas se encuentran en el manual de instrucciones. El aparato está protegido contra explosiones únicamente si se cumplen estas condiciones.

11. ¿"EX" SIGNIFICA SIEMPRE LO MISMO?

No, depende del tipo de Ex. Por ejemplo, las envolventes Ex d deben poder resistir una explosión interna. Por eso no pueden llevar tapones de cierre de plástico. Estos componentes no pueden tener una homologación Ex d, pero sí tienen una homologación Ex e que certifica que la envolvente es estanca y resistente a los golpes. No se ha comprobado la resistencia a la presión de los tapones de cierre de plástico (Ex e). Por lo tanto, no resistirían una explosión interna.

12. ¿PUEDE EL CLIENTE INCORPORAR POSTERIORMENTE BORNES EN CAJAS DE BORNES EX E?

Sí. No obstante, al añadir los bornes se deben seguir las indicaciones del manual de instrucciones del fabricante. Esto significa que solo se pueden utilizar los bornes que el fabricante haya incluido en su certificado (por ejemplo de determinados fabricantes o con tamaños o clasificación concretos). Además, los bornes requieren un certificado U, ya que deben estar homologados como componentes Ex e. ¿Por qué? Porque las cajas de bornes deben inspeccionarse con respecto a esos bornes. Además, solo puede incorporar posteriormente una determinada cantidad de bornes. La cantidad máxima también se indica en el manual de instrucciones.

13. ¿PUEDE EL CLIENTE AÑADIR POSTERIORMENTE ORIFICIOS DE PERFORACIÓN Y RACORES ATORNILLADOS A LAS CAJAS DE BORNES EX E?

Puede hacerse tras consultarlo con el fabricante. El manual de instrucciones del fabricante especifica los requisitos, es decir, cuántos orificios de perforación crear, en qué lado y de qué tamaño, así como los espacios entre ellos, con el fin de garantizar la estabilidad. Sin embargo, cualquier trabajo de instalación posterior es responsabilidad del cliente y debe ser inspeccionado por una persona autorizada para ello.

14. ¿SE PUEDEN UTILIZAR RACORES DE CABLE EX D Y TAPONES DE CIERRE EX D EN ENVOLVENTES EX E?

Los racores atornillados y los tapones de cierre resistentes a la presión también pueden montarse en envolventes Ex e. De acuerdo con los estándares aplicables, estos componentes están autorizados para su uso en envolventes Ex e. Pero lo contrario no está permitido.

Sin embargo, las envolventes de plástico con racores atornillados y tapones de cierre metálicos (Ex d) deben estar conectadas a tierra para eliminar cualquier transferencia de tensión a la envolvente.

15. ¿CUÁNDO DEBEN UTILIZARSE LOS RACORES ATORNILLADOS EX D CON MASA DE RELLENO?

El uso de un racor atornillado con masa de relleno solo es necesario si los siguientes requisitos no se han podido cumplir:
- La entrada de cable debe estar certificada como aparato (Ex d).
- El cable y los conductores deben cumplir los requisitos de la norma DIN EN 60079-14.
- La longitud mínima de los cables y conductores conectados debe ser de tres metros.

16. ¿CUÁNTOS ADAPTADORES EX D PUEDEN UTILIZARSE CON UNA ENTRADA DE CABLE EX D?

Solo puede utilizarse un adaptador con una entrada de cable Ex d con el fin de garantizar la resistencia a la presión. Esto se debe a que los adaptadores representan un volumen adicional que puede provocar que la presión se acumule dentro de la envolvente.

Los adaptadores no se pueden utilizar con tapones de cierre. Los tapones de cierre deben montarse directamente en la envolvente.

17. ¿LA PROTECCIÓN EX SOLO ESTÁ DETERMINADA POR LA ENVOLVENTE?

La envolvente es decisiva en la mayor parte de los tipos de protección contra ignición. Por ejemplo, en una envolvente antideflagrante (Ex d), puede producirse una explosión en el interior de la envolvente, pero gracias a esta no se propagará al exterior. En el caso de las envolventes presurizadas (Ex p) se genera una sobrepresión. Esto asegura que en la envolvente no puedan penetrar gases ni polvo con peligro de explosión.

Sin embargo, la energía disipada siempre debe tenerse en cuenta. Si hay demasiados componentes instalados en el aparato, la envolvente puede calentarse demasiado y convertirse ella misma en una fuente de ignición. Por consiguiente, no solo la envolvente determina la protección contra explosiones, sino también los componentes instalados.

Sin embargo, también hay tipos de protección contra ignición que no solo están condicionados por la envolvente. Por ejemplo, los componentes de los aparatos con tipo de protección de seguridad aumentada (Ex e) también deben contar con una homologación Ex e.